El escaso desarrollo de la industria del vidrio en Argentina, sobre todo en los últimos quince años, hace bastante difícil conseguir botellas de calidad, transparentes y sin logotipos o diseños que dificulten la visión.
Es muy difícil también obtener botellas de mayores tamaños que las estándar de whisky o alguna otra bebida blanca.
Cabe aclarar que las botellas no sufren ningún tipo de corte, rotura ni tratamiento especial y que todo es introducido por el pico de la misma. Tampoco se trata de botellas que tengan el pico especialmente grande.
Por lo tanto todas las botellas utilizadas son las estándar que se consiguen en el mercado.


Buenos Aires | Argentina